Últimas noticias
Inicio .:. Cine .:. Hogwarts echa el cierre.
Hogwarts echa el cierre.

Hogwarts echa el cierre.

Por fin (para bien y para mal, depende de como ocurre en este caso, hasta donde llegue el “frikismo” del espectador por la saga que nos ocupa) llega el último episodio de la saga del niño mago, 10 años después de su primera película y arrasando en las taquillas con, no diga usted idea, diga negocio que ha salido rentable, de dividir el último libro en dos películas. Aclarémonos la voz y seamos objetivos:

 

Harry Potter y las reliquias de la muerte y su segunda parte resulta una buena película de entretenimiento, aprovechando su gran baza: lo oscura que se hace su historia a medida que avanza. Su primera hora tiene un ritmo trepidante y mortalmente entretenido, lamentablemente la siguiente hora ya tiene todos los fallos que cabían esperar en una película de este tipo: tratar de enmendar los errores de las anteriores explicando suficientemente lo que estas no supieron contar, (demasiado largo el flash-back del profesor Snape) o a lo que sus numerosos directores no supieron darle importancia a posteriori por no tener aún todos los libros sobre la mesa (su autora aún estaba en ello cuando se rodaban las películas) el lastre de dejar el peso de las mismas en un actor tan discutible como su protagonista, que parece que siete películas no le han sido suficientes para que deje de pasar de puntillas por su papel, y por último, un final demasiado lacrimógeno y cursi que en el libro es una simple anécdota de pocas páginas, pero para la película se presenta como sonrojante.

 Los fallos son muchos y hacen palidecer un fin de fiesta que pudo haber dado más de si: se podría haber aunado todo el esfuerzo en una única película del último libro, ya que la primera e innecesaria parte de las susodichas reliquias es exactamente igual que las películas anteriores, personajes que van a no se sabe donde, a hacer no se sabe que, lo que al final hace que a los pocos días uno ya ni se acuerde de la película, ni de qué iba, si es que contaba algo, o a que se refiere el título.

 

Esta última parte tuvo más fortuna, llega con un buen pulso narrativo y ya todo estaba dispuesto y calentito para un continuo crescendo en el que al final por fin Potter se ve las caras con el malísimo Voldemort, que no da mucho miedo con el doblaje de viejo de bar adicto al carajillo…pero bueno, qué le vamos a hacer. Su duelo épico no decepciona y se antoja igual que el de Anakin Skywalker y Obi-Wan en la otra saga insoportable, Star Wars.

 Poco más que destacar de esta película y sus predecesoras, excepto que contaron con secundarios que fueron los auténticos protagonistas y le dieron cierta dignidad a la saga, el fallecido Richard Harris, John Hurt, Maggie Smith, Gary Oldman, Kenneth Branagh, Emma Thompson, un inmenso Ralph Fiennes, así como el interesante giro que le dio a la misma Alfonso Cuarón en “El prisionero de Azkaban”.

 Así acaba la historia, aprended bien la lección niños, os habéis quedado bizcos leyendo más de tres mil páginas de grandes tochacos como ladrillos. Porqué no le hincáis el diente ahora que tenéis tiempo a García Márquez a Edgar Allan Poe o a Dostoievski?

 

 

 

Acerca de

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien