Últimas noticias
Inicio .:. Cine .:. Crítica .:. El Padrino, parte II. La Saga Continua
El Padrino, parte II. La Saga Continua

El Padrino, parte II. La Saga Continua

Continuando con el repaso de la trilogía de “El Padrino”, seguimos con la segunda parte, la cual no se queda ni mucho menos atrás de la primera parte. Para mucha gente, incluido un servidor, es la mejor parte de la saga. Para mí, lo es debido a que es capaz de enlazar dos historias juntas, que analizaremos más adelante.

Antes de eso, primero hay que señalar que el reparto de la película es excepcional. En ella, destacaría a un joven Robert de Niro que interpreta a Vito Corleone en sus tiempos de inicio. Esta interpretación tuvo su premio merecido, obteniendo el Oscar. No sólo queda ahí, los papeles de Al Pacino y Rovert Duvall, el cual tuvo una mayor participación en esta parte con respecto a la anterior, también son destacables en el film, aunque en esta ocasión, no obtuvieron ningún premio.

La película narra dos historias que se van enlazando durante la misma. Una de ellas, que incrementa el valor del film, trata de la vida de Vito Corleone en sus inicios en Little Italy.

Todo comienza cuando Vito Corleone, a la edad de 9 años, se queda huérfano y se ve obligado a emigrar a América. La escena en la que llega y le diagnostican la peste es una de las escenas más realistas de la película. En esta parte, Coppola también nos enseña los valores que va aprendiendo y que los tomará hasta su muerte. Unos valores que se basan fundamentalmente en la apreciación de tener una familia, la lealtad, el honor y la confianza, pero sobre todo valores traducidos en favores. “Te hago un favor, pero tú tienes una deuda eterna conmigo”. Esto le sirvió para ir poco a poco alcanzando el respeto de todos.

La otra historia que se narra a la vez, nos enseña la dirección que lleva a cabo Michael Corleone del negocio familiar. Para llevarlos por buen cauce y alzarlo, se verá obligado a realizar una serie de acciones pero esto significará un desprestigio de los valores que su padre afianzó desde sus comienzos.

Durante toda la película, Coppola incide en las diferencias entre Vito y Michael sobre la forma de llevar el negocio de la familia.

Pero no es un gran film sólo por la historia, sino también por todas las escenas, frases y detalles curiosos que nos deja. La escena en la que Clemenza regala una alfombra a Vito, el beso de Michael a su hermano Fredo, la conversación entre Tom y Frankie incitándole al suicidio a éste último o el primer asesinato de Vito la convierten en memorable.

Por último, es necesario también destacar el ritmo lento de la película. Aunque para mucha gente de nuestro alrededor pueda parecerla aburrida por ello, esto es erróneo. Es totalmente lo contrario, saber llevar el ritmo es lo que hace grande o no a una película. En este caso, es favorable.

Concluyendo, esta película se ha convertido en un clásico del cine, la cual este año cumple el 40º aniversario. Además, rompe con el dicho de que todas las segundas partes son peores, puesto que ésta supera a la primera en mi opinión.

Acerca de Lvarpi

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien