Últimas noticias
Inicio .:. Cine .:. Crítica .:. El Padrino Parte III: Final de una obra insuperable
El Padrino Parte III: Final de una obra insuperable

El Padrino Parte III: Final de una obra insuperable

Hoy finalizamos el análisis de la trilogía “El padrino” con la tercera y última parte. Hay que señalar que esta parte es la que obtuvo un menor peso de las tres, y la razón no fue debido a que fuese una mala película, sino a que las anteriores alcanzaron el nivel máximo y dejaron una cota muy difícil de superar.

En primer lugar, hay que señalar que el reparto es bueno pero no es tan atractivo como en las dos partes anteriores. El papel innovador de Andy García encarnando a Vincent Mancini no es del todo excelente, por lo que fue bastante criticado ya que el nivel esperado para el este personaje era alto. Además, la iniciativa de Coppola de introducir a su hija en el reparto de la película fue arriesgada, aunque la interpretación de la misma es aceptable.

El guión del film sigue siendo similar. Comenzamos con un acto en el que se galardona a Michael Corleone por sus colaboraciones con la Iglesia. El objetivo de ello no será otro que codearse con los altos cargos de la Iglesia y encontrar cierta protección debido a estos actos de “buena caridad”.

En cuanto al negocio familiar, Michael sigue a cargo de todo, tomando importantes decisiones como vender todos los casinos y repartir los beneficios entre todas las familias, con el objetivo de limpiar su imagen de criminal.

Ahora, es cuando entra en escena Vincent Mancini, sobrino de Michael, el cual procede de un hijo bastardo de Sonny Corleone. Más adelante, Michael cae enfermo, y Vincent se encarga de realizar la venganza no programada y sin el consentimiento de Michael. Debido al éxito de la venganza y a la gravedad de la enfermedad de Michael, decide otorgarle los poderes de padrino a Vincent.

La evaluación de la película es buena, no tanto como las anteriores, puesto que cierra una saga que siempre recordaremos. Hay que destacar ciertas críticas que se pueden interpretar como errores de dirección como por ejemplo el poco peso en esta parte de Tom Hagen, consigliere de la familia, el cual fue una pieza clave en las anteriores y en esta su influencia es mínima.

Al Pacino, un genio memorable

Si tuviera que destacar la mejor escena de la película sin duda sería cuando asesinan a la hija de Michael, Mary Corleone. En esta escena podemos ver a Al Pacino en todo su esplendor, en una de sus mejores interpretaciones sin duda. Esa introducción de lleno en el momento en que la ve fallecida, llorando, gritando su nombre y abrazándola.

Acerca de Lvarpi

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien